[:en]Ibogaine Institute and addiction center in Rosarito, Baja California[:es]Instituto Ibogaína y centro de adicción en Rosarito, Baja California[:]

[:en]When I woke up yesterday morning, I opened the door of my bedroom and walked out to a balcony overlooking the Pacific. I waited to catch a glimpse of the dolphins I had seen the day before and moved on to my meditation ritual.

That was the closest I’d get to a mystical experience at the Ibogaine Institute on the coast of Rosarito, Mexico. Upstairs, on the third floor of the house, a man and a woman I had met the day before were laying in a blacked-out room, entering their seventh hour of soul-searching hallucinations. In the house next door, six people had just emerged, changed they said, from a different journey, under the influence of yet another hallucinogen.

Kim, who’d been upstairs, is a 29-year-old with the face of a teenager who has been addicted to heroin for seven years. Just like Colin, also undergoing the Ibogaine treatment in the same room, Kim suffered an accident and became dependent on prescription painkillers. When doctors wouldn’t prescribe them anymore, she turned to black market pills. She received a settlement from the accident and said she spent the $90,000 on pills. Finally, she turned to the cheaper alternative, heroin.

Just like Colin, Kim said other programs would detox her on Suboxone, a drug used to treat opioid addiction, which also has a high risk for addiction and dependence. She said those programs crowd people into bunk beds and although they teach the twelve steps of Alcoholics Anonymous, she never “even got past the first step.” As other addicts I interviewed told me, you become dependent on the Suboxone and the Methadone and “you can’t really function.”

Kim says the Ibogaine Institute “doesn’t seem like any other 30-day program because they actually work on what’s wrong, on the problem of why you use in the first place.” She hopes after her treatment, she can return to Connecticut to be a mother to her 6-year old son, now in custody of Kim’s mom.

The institute offers 7 and 30-day programs to chronic relapsers of drug addiction, PTSD patients, and other disorders. Treatments for addiction begin with Ibogaine, a natural African psychoactive drug, and end with Ayahuasca, a popular South American plant-based hallucinogen.

Click here for full article on http://www.wtsp.com/

Source: http://www.wtsp.com/


What Is Ibogaine?

Ibogaine is the primary active alkaloid in the Iboga plant, which is native to West Central Africa. It is a potent psychedelic substance with a long history of medicinal and ceremonial use. More recently it has gained popularity for its success in treating addiction, particularly opioid addiction.
Ibogaine is effective in interrupting addictions to a number of substances including heroin, opioid medications (ie. Suboxone, Methadone, Oxycodone, etc), amphetamine & methamphetamine, cocaine, nicotine, and alcohol. Ibogaine is unique in that it is both an addiction interrupter as well as an effective way to address mental issues such as anxiety, depression, and PTSD.

Source: http://www.wtsp.com/[:es]Cuando desperté ayer por la mañana, abrí la puerta de mi habitación y salí a un balcón con vista al Océano Pacífico. Esperaba ver a los delfines que había visto el día anterior y después retirarme a mi ritual de meditación.

Eso fue lo más cercano que llegué a una experiencia mística en el Instituto Ibogaína en la costa de Rosarito, México.

Arriba, en el tercer piso de la casa, un hombre y una mujer que había conocido el día anterior estaban acostados en una habitación oscurecida, entrando en su séptima hora de alucinaciones en búsqueda de su alma. En la casa de al lado, seis personas acababan de salir, según dijeron, de un viaje diferente, bajo la influencia de otro alucinógeno.

Kim, que estaba arriba, tiene 29 años y la cara de un adolescente que ha sido adicto a la heroína durante siete años. Al igual que Colin, también sometido al tratamiento con Ibogaína en la misma habitación, Kim sufrió un accidente y se convirtió en dependiente de los analgésicos recetados. Cuando los médicos no los prescriben más, se volvió adicto a las píldoras del mercado negro. Recibió un pago del seguro por el accidente y dijo que gastó los 90.000 dólares en pastillas. Finalmente, recurrió a la alternativa más barata, la heroína.

Al igual que Colin, Kim dijo que otros programas la desintoxicarían con Suboxone, una droga usada para tratar la adicción a los opioides, que también tiene un alto riesgo de adicción y dependencia. Dijo que esos programas amontonan a la gente en literas y aunque enseñan los doce pasos de Alcohólicos Anónimos, ella nunca “ni siquiera superó el primer paso”. Como otros adictos con quienes conversé, ellos me dijeron que se convirtieron en dependientes de la Suboxone y la Metadona y “Realmente uno no puede funcionar. ”

Kim dice que el Instituto de Ibogaína “no se parece a ningún otro programa de 30 días, porque en realidad trabajan en lo que está mal dentro de ti, en el problema de por qué usas sustancias en primer lugar”. Kim espera que después de su tratamiento, pueda regresar a Connecticut para ser una buena madre para su hijo de 6 años, quien ahora está bajo custodia de su abuela.

El instituto ofrece programas de 7 y 30 días a pacientes recurrentes crónicos de drogadicción, pacientes con trastorno de estrés postraumático y otros trastornos.

Los tratamientos para la adicción comienzan con la ibogaína, una droga natural psicoactiva africana, y terminan con Ayahuasca, un popular alucinógeno basado en plantas de América del Sur.

Haga clic aquí para ver el artículo completo en http://www.wtsp.com/

Fuente: http://www.wtsp.com/


¿Qué es la Ibogaína?

La ibogaína es el principal alcaloide activo en la planta de Iboga, que es nativa del África Central Occidental. Es una potente sustancia psicodélica con una larga historia de uso medicinal y ceremonial. Más recientemente ha ganado popularidad por su éxito en el tratamiento de la adicción, especialmente la adicción a los opioides.
La ibogaína es eficaz en la interrupción de las adicciones a una serie de sustancias, incluyendo la heroína, los medicamentos opiáceos (es decir, Suboxone, metadona, oxicodona, etc), anfetamina y metanfetamina, la cocaína, la nicotina y el alcohol. Ibogaína es único en que es a la vez un interruptor de la adicción, así como una forma eficaz de abordar los problemas mentales como la ansiedad, la depresión y el TEPT.

Fuente: http://www.wtsp.com/[:]

Leave a Reply