[:en]Spectacular eclipse of the blue blood supermoon on January 31[:es]Espectacular eclipse de la superluna azul de sangre el 31 de enero[:]

[:en]

The moon is providing a rare triple treat this week.

On Wednesday, much of the world will get to see not only a blue moon and a supermoon, but also a total lunar eclipse, all rolled into one. There hasn’t been a triple lineup like this since 1982 and the next won’t occur until 2037.

The eclipse will be visible best in the western half of the U.S. and Canada before the moon sets early Wednesday morning, and across the Pacific into Asia as the moon rises Wednesday night into Thursday.

The U.S. East Coast will be out of luck; the moon will be setting just as the eclipse gets started. Europe and most of Africa and South America also will pretty much miss the show.

Imagen de una Luna grande y rojiza durante la superluna del 3 de diciembre de 2017 vista en Washington. (Foto: NASA)

A blue moon is the second full moon in a month. A supermoon is a particularly close full or new moon, appearing somewhat brighter and bigger. A total lunar eclipse — or blood moon for its reddish tinge — has the moon completely bathed in Earth’s shadow.

“I’m calling it the Super Bowl of moons,” lunar scientist Noah Petro said Monday from NASA’s Goddard Space Flight Center in Greenbelt, Maryland.

Others prefer “super blue blood moon.”

Either way, it’s guaranteed to impress, provided the skies are clear.

The moon will actually be closest to Earth on Tuesday — just over 223,000 miles (359,000 kilometers). That’s about 1,500 miles (2,400 kilometers) farther than the supermoon on Jan. 1. Midway through Wednesday’s eclipse, the moon will be even farther away — 223,820 miles (360,200 kilometers) — but still within unofficial supermoon guidelines.

While a supermoon is considered less serious and scientific than an eclipse, it represents a chance to encourage people to start looking at the moon, according to Petro.

“I’m a lunar scientist. I love the moon. I want to advocate for the moon,” he said.

Throw in a blue moon, and “that’s too good of an opportunity to pass,” according to Petro.

 

As the sun lines up perfectly with the Earth and then moon for the eclipse, scientists will make observations from a telescope in Hawaii, while also collecting data from NASA’s moon-circling Lunar Reconnaissance Orbiter, launched in 2009.

Just like the total solar eclipse in the U.S. last August cooled the Earth’s surface, a lunar eclipse cools the moon’s surface. It’s this abrupt cooling — from the heat of direct sunlight to essentially a deep freeze — that researchers will be studying.

Totality will last more than an hour.

“The moon is one of the most amazing objects in our solar system,” Petro said. “It really is the key to understanding the solar system, through interpreting the geology and surface of the moon.”

NASA plans to provide a live stream of the moon from telescopes in California and Arizona, beginning at 5:30 a.m. EST.[:es]

Nadie que esté vivo actualmente habrá visto jamás algo similar.

Y es que la última vez que tuvo lugar este fenómeno extraordinario fue en 1866.

El 31 de enero se dará una rara coincidencia de fenómenos astronómicos: un eclipse lunar, una superluna, una luna azul y una luna de sangre.

La superluna azul de sangre será visible fundamentalmente desde el oeste de América del Norte a través del Pacífico hasta el este de Asia.

¿Cuáles son las características de los fenómenos astronómicos que coincidirán el 31 de enero?

Superluna

El término se refiere a una Luna que está llena cuanto se encuentra en el punto más cercano en su órbita alrededor de la Tierra.

Imagen de una Luna grande y rojiza durante la superluna del 3 de diciembre de 2017 vista en Washington. (Foto: NASA)Derechos de autor de la imagenNASA
Image captionA la superluna del 3 de diciembre de 2017 (en la foto, vista en Washington), la primera de los que la NASA denomina una trilogía de superlunas, la siguieron fenómenos similares el 1 de enero y el 31 de enero de 2018. Pero la superluna del 31 de enero coincidirá además con un eclipse. (Foto: NASA)

“La órbita de la Luna es muy alargada y en ocasiones cuando la Luna es llena coincide que está cerca de nosotros”, explicó a BBC Mundo el científico mexicano Francisco Diego, catedrático de astronomía de University College London o UCL, parte de la Universidad de Londres.

“Claro que eso pasa cada mes, que la Luna se acerca y se aleja de nosotros siguiendo su órbita, pero si el acercamiento coincide con la Luna llena a ésta se le llama superluna”.

La órbita de la Luna es elíptica, y un lado (apogeo) está unos 50.000 km más alejado de la Tierra que el otro más cercano (perigeo).

“Cuando la Luna se ve 10 a 15% más grande de lo que sería una más pequeña, el cambio es considerable y se aprecia a simple vista”, afirmó Diego.

La superluna del 31 de enero será la tercera de lo que la NASA denomina una trilogía de superlunas, ya que el fenómeno también tuvo lugar el 3 de diciembre de 2017 y el 1 de enero de 2018.

Luna azul

“La superluna será además la segunda Luna llena que tenemos enero”, señaló Diego.

“Se trata de un mes con dos Lunas llenas y cuando eso pasa se le llama Luna azul”.

Eclipse lunar

El 31 de enero la Tierra, el Sol y la Luna se alinearán, dando lugar a un eclipse lunar total.

“La Luna llena va a coincidir con el momento en que la Luna entra en la sombra de la Tierra produciéndose un eclipse”.

Mapa de la Tierra mostrando donde podrá verse el eclipse lunar del 31 de enero de 2018. (Imagen: NASA)Derechos de autor de la imagenNASA
Image captionLas zonas más oscuras verán el eclipse lunar total. En las blancas no se podrá ver el fenómeno ni siquiera parcialmente. (Imagen: NASA)

En América del Norte el eclipse será visible antes del amanecer del 31 de enero.

También podrá ser observado en Asia, Australia, Nueva Zelanda y este de Rusia.

En gran parte de América del Sur, África y Europa Occidental el eclipse total no será visible.

Luna de sangre

Los observadores del eclipse verán una gran Luna de color rojizo, conocida como “Luna de sangre”.

“El color de la Luna durante un eclipse total de Luna se debe a la atmósfera de la Tierra“, explicó Diego.

“Si estuviéramos en la Luna en ese momento veríamos que la Tierra pasa delante del Sol. La Tierra se ve como un disco oscuro, pero recordemos que la Tierra tiene atmósfera y la luz que pasa a través de la atmósfera que va rumbo a la Luna se desvía”.

“La parte roja de la luz llega a la Luna. Si estuviéramos en la Luna veríamos el mismo color que se ve en una puesta de sol. Pero en este caso sería una puesta de sol que se vería como un anillo rojo alrededor de la Tierra y ésa es la luz que viene a iluminar la Luna y por eso se ve roja”.

Luna rojiza vista junto a un cohete Soyuz en Kazhakstán. (Foto: NASA)Derechos de autor de la imagenNASA
Image captionLa espectular superluna del 14 de noviembre de 2016 enmarcada por un cohete Soyuz en el cosmódromo de Baikonur en Kazhakstán, el 14 de noviembre de 2016. (Foto: NASA)

La dispersión de la luz es lo que explica también los atardeceres rojos en la Tierra. Y este fenómeno no tiene que ver con la distancia que debe recorrer la luz, sino con que el ángulo con que los rayos del Sol nos llegan.[:]

Leave a Reply