[:en]Seven thousand newborn babies die everyday all over the world[:es]Siete mil recién nacidos mueren cada día en el mundo[:]

[:en]

Fuente: Unicef

Seven thousand newborn babies die every day all over the world, according to the last UNICEF reports that stand out that this number of deaths is still alarmingly high, especially among the poorest countries in the world.

More than two million and a half newborn babies die every year before they reach their first month of life and a million of them will die the same day they are born, and from these figures around 80% is caused by premature births, or complications when giving birth or infections such as sepsis, meningitis and pneumonia.

The three main interventions that would save millions of lives are: Access to basic services which are normally out of the babies’ and their mothers reach in the poorest countries.

Notwithstanding the growth in neonatal deaths, which happen before the newborn turns one month old, seven thousand die everyday, not due to a lack of medicine or drugs, but foor structural questions.

In February, UNICEF will present the campaign “Each life counts” aiming to demand and offer solutions to Governments, health professionals, donators, the private sector, families, companies and corporations.[:es]

Fuente: Unicef

Siete mil recién nacidos mueren cada día en todo el mundo, según el último informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, que destaca que ese número de fallecimientos sigue siendo alarmantemente elevado, especialmente entre los países más pobres del mundo.

Más de dos millones y medio de recién nacidos mueren anualmente antes de poder alcanzar su primer mes de vida y, de ellos, un millón fallecerá el mismo día que nacen, especialmente en los países más pobres del mundo, una cifra que UNICEF considera “sumamente elevada”.

En un informe sobre mortalidad en el periodo neonatal, la agencia  consideró que la mayoría de estas muertes, un 80%, se produce por el nacimiento prematuro del bebé, complicaciones durante el parto o infecciones como la sepsis, la meningitis y la neumonía.

Las tres principales intervenciones que salvarían millones de vidas son: una asistencia sanitaria asequible, una alimentación apropiada y el consumo de agua potable; en resumen, el acceso a unos servicios básicos que normalmente están fuera del alcance tanto de los bebés como de sus madres en los países de bajos recursos.

Pese a los avances en la disminución de muertes neonatales, consideradas estas como las que ocurren en bebés de menos de un mes de vida,  siete mil recién nacidos fallecen al día, no por la falta de medicamentos sino por una cuestión estructural.

Durante el mes de febrero UNICEF presentará la campaña mundial, “Cada vida cuenta”, con el propósito de exigir y ofrecer soluciones a los gobiernos, los profesionales de la salud, los donantes, el sector privado, las familias y las empresas.[:]

Leave a Reply