[:en]New York has its “Little Italy” and now Tijuana has its “Little Haiti”[:es]Nueva York tiene su “Pequeña Italia” y ahora Tijuana tiene su “Pequeña Haití”[:]

[:en]As published on america.cgtn.com, the Central American migrant caravan moves to enter the United States, and those left behind in Mexico see no hope of ever getting past across the frontier border.

But one group, stuck in this no man’s land, have decided to make the best of the situation.

While many members of the Central American migrant caravan managed to cross the U.S. border, others in Tijuana haven’t been so fortunate.

Last year, a similar caravan of more than 3000 Haitian refugees arrived in Tijuana, hoping to cross into the United States.

But with many denied entry, and returning home an impossibility, a large number of Haitians have remained in Tijuana, Mexico.

Eline Dumelus fled Haiti with her husband last year, and has remained in Tijuana since she arrived, even giving birth to six-month-old Giovanni.

“Mexico is good. There is work here for us, and there is no work in Haiti. I miss my country, but I want a good future for my baby,” she told CGTN.

Eline and her newborn son are just two members of a large Haitian community now based in the hills around the city.

Living in an area of Tijuana known as Scorpion Canyon, today it’s better known as as Little Haiti. According to Mexican migration experts, it’s the region outside the country of Haiti itself with the highest density of Haitians anywhere in the world.

Tijuana’s government says the Haitians are welcome in a city where they estimate that, at any one time, 20 percent of the city’s population is transient, thanks to its location at the border line.

“We saw more than twenty-three thousand Haitians in Baja, California last year, and over three thousand have remained,” said Rodolfo Hernandez, Baja California Migration Official. “They are now incorporated into the city, and have found work in many different industries. Tijuana is a city which receives migrants seeking honest work and a better life with open arms.”

“When the Haitians first arrived here two years ago, they had nowhere to stay and no chance of finding work,” said Jon Perez, a Tijuana local, that has embraced the incoming community by opening a Haitian restaurant catering to those who now call the city home. “But they are very good people. Hard working and committed, and now they have become residents of Tijuana.”

While the Central American migrant caravan apply for political asylum at the border near San Diego, the residents of Little Haiti in Tijuana expect no such invitation.

Now, caught between a wall and a hard place, they are determined to make the best of it.

Source:  https://america.cgtn.com[:es]A medida que la caravana migrante centroamericana ingresa en los Estados Unidos, los que quedan atrás en México no ven ninguna esperanza de cruzar la frontera.

Pero un grupo, atrapado en tierra de nadie, ha decidido sacar lo mejor de la situación.

Mientras que muchos miembros de la caravana migrante centroamericana lograron cruzar la frontera de Estados Unidos, otros inmigrantes en Tijuana no han sido tan afortunados.

El año pasado, una caravana similar de más de 3,000 refugiados haitianos llegó a Tijuana, con la esperanza de cruzar hacia Estados Unidos.

Pero como a muchos se les negó la entrada y el regreso a casa es imposible, una gran cantidad de hatianos se han quedado en Baja California.

Eline Dumelus huyó de Haití con su esposo el año pasado, y se ha quedado en Tijuana desde que llegó, incluso dando a luz a Giovanni, de seis meses.

“México es bueno. Aquí hay trabajo para nosotros, y en Haití no hay trabajo. Extraño mi país, pero quiero un buen futuro para mi bebé “, dijo Dumelus.

Eline y su hijo recién nacido son solo dos miembros de una gran comunidad haitiana que ahora se encuentra residiendo en las colinas de la ciudad de Tijuana.

Viviendo en un área de Tijuana conocida como Scorpion Canyon, hoy es más conocido como Little Haiti. De acuerdo con expertos en migración mexicanos, es la región fuera del país de Haití con la mayor densidad de haitianos de cualquier parte del mundo.

El gobierno de Tijuana también dice que los haitianos son bienvenidos en una ciudad donde estiman que, en cualquier momento, el 20 por ciento de la población de la ciudad es flotante, debido a su ubicación en la línea fronteriza.

“Vimos más de veintitrés mil haitianos en Baja California el año pasado y más de tres mil permanecieron”, dijo Rodolfo Hernández, Funcionario de Migración de Baja California. “Ahora están incorporados a la ciudad y han encontrado trabajo en muchas industrias diferentes. Tijuana es una ciudad que recibe con los brazos abiertos a inmigrantes que buscan trabajo honesto y una mejor calidad de vida”.

“Cuando los haitianos llegaron por primera vez aquí hace dos años, no tenían dónde alojarse y no tenían posibilidades de encontrar trabajo”, dijo Jon Pérez, que es ciudadano local de Tijuana y quien ahora incluso abrió un restaurante haitiano para quienes ahora llama a la ciudad su hogar. “Ellos son personas muy buenas. Trabajan duro y son comprometidos, y ahora ya son bienvenidos en Tijuana”.

Mientras que la caravana migrante centroamericana solicita asilo en la frontera cerca de San Diego, esperando poder entrar a los Estados Unidos, los residentes de Little Haiti en Tijuana no esperan esa invitación.

Ahora, que se han quedado en Tijuana, están decididos a aprovecharlo al máximo.

TBP Newsroom con información de https://america.cgtn.com[:]

Leave a Reply