[:en]CONAGUA discards versions of “water privatization” in Mexico through press release[:es]CONAGUA desmiente versión de “privatización del agua” en México mediante un comunicado[:]

[:en]The ten Water Reserve Decrees published on June 6 in the Official Gazette of the Federation in no way grant benefits for only one person or one group, organization or company; on the contrary, these decress were made with the purpose of preserving the environment and to guarantee water for human consumption of 18 million inhabitants that are not yet born, in a 50-year projection.

With these decrees, 295 of the 757 watersheds of the country will have to preserve their ecosystems exactly in the conditions that we know today, thanks to which the water level in rivers will be guaranteed, since the main water generators are precisely these important ecosystems.

Before the decrees were made, a long process was carried out in which different social actors participated, represented in the “Consejos de Cuenca” (Basin Councils), in order to make use of the existing water availability in the river basins involved and to allocate it exclusively for the population and preservation of the environment,  as established in the decrees.

In the same sense, it is expected that the water reserve can help to mitigate climate change, and emblematic places that are not found anywhere else on the planet will be conserved, such as the Selva Lacandona in Chiapas and there will be no affectation the rights and concessions of other users, making good use of the available water.

This type of water care measures are recommendations made to countries by international organizations such as the International Water Resources Association and the World Resources Institute, to seek to preserve the vital liquid.

These organizations recommend that at least 35% of the annual average water supply, must be reserved for the population’s consumption and for the care of the environment.

With the measures adopted, Mexico exceeds by 12%, the international recommendations regarding the volume of water associated with ecological flow, with which we are being more environmentally oriented than many so-called “first world” countries.

The water reserve decrees are the most important public policies of the current administration because, contrary to rumors, they are instruments that guarantee water for the future supply of the population and for the preservation of fragile ecosystems in our country.

In conclusion, the decreed water reserves seek to ensure that the water available in the river basins throughout the country, must be kept for future generations and for the care of the environment.  This clearly explains that water will be used solely for environmental and human consumption purposes, and any different or contrary interpretation only seeks to disorient and misinform the population.

Press Release by CONAGUA[:es]La firma de los Decretos de Reserva de Agua no cambian la naturaleza del agua como un bien nacional, como lo establece el artículo 27 de la Constitución y la propia Ley de Aguas Nacionales, por lo que esta de ninguna manera se privatiza, afirmó el Director General de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Roberto Ramírez de la Parra.

Uno de los objetivos primordiales de la presente administración fue decretar estas reservas de agua en beneficio del medio ambiente y para el uso doméstico de las futuras generaciones de mexicanos, por lo que se identificaron 189 cuencas con características favorables como reservas potenciales de agua, ubicadas en 31 de las 37 regiones hidrológicas del país. La mayoría de ellas tienen una relación evidente con áreas naturales protegidas.

Los decretos de reserva de agua, además de priorizar el uso doméstico y público urbano del líquido, garantizan los flujos óptimos para la protección ecológica, incluyendo la conservación o restauración de esquemas vitales, tal como lo establece el artículo 41 de la Ley de Aguas Nacionales, ya que son los únicos propósitos por los cuales el Ejecutivo Federal puede declarar o levantar mediante decreto, la reserva total o parcial de las aguas nacionales.

Por ello, la Conagua realizó los estudios técnicos justificativos que fueron aprobados por los Consejos de Cuenca, conformados por representantes de los usuarios del agua, los tres órdenes del gobierno y las organizaciones de la sociedad civil. En la elaboración de estos estudios técnicos se contó con la colaboración y asesoría Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) que es la organización no gubernamental más importante a nivel mundial en el sector medioambiental.

Ramírez de la Parra, dijo que los señalamientos de “privatización del agua” son falsos porque contradicen el régimen de Aguas Nacionales que está contenido en el Artículo 27 Constitucional.

Con estos decretos se podrá reservar el agua suficiente para mantener el desarrollo de los ecosistemas y el abastecimiento de las necesidades básicas de la población de las siguientes generaciones durante los próximos 50 años, reconociendo a la par, y por primera vez, al medio ambiente como un usuario fundamental de nuestras aguas nacionales.

Como ejemplo de lo que se hizo con estas reservas de agua está la cuenca hidrológica del Grijalva-Usumacinta, la más caudalosa de México, en donde se conserva la vocación ambiental al reservar el 93 por ciento de los escurrimientos superficiales, con lo que se protege la Selva Lacandona, la cual es el principal pulmón de México y, sin duda, la principal fábrica de agua.

Con los 10 Decretos de Reserva de Agua firmados el pasado 5 de junio no se liberará ni se concesionará este vital recurso. Se conservará para preservar el medio ambiente y garantizar su disponibilidad para el consumo de millones de mexicanos que aún no nacen.

Los decretos de reserva de agua son de las políticas públicas más importantes de la actual administración porque, contrario a los rumores, se tratan de instrumentos que garantizan el agua para el abastecimiento futuro de la población y para el cuidado de los ecosistemas de nuestro país.

[:]

Leave a Reply