[:en]Election Day in Mexico[:es]Día de elecciones en México[:]

[:en]Mexico’s presidential election Sunday July 1, is undoubtedly a historic poll. With a nation plagued by corruption and violence, voters appear to be heading to the ballot box with sweeping change in mind.

Polls consistently show the left-leaning Andres Manuel Lopez Obrador, widely known as AMLO, with a double-digit lead. Voters also will pick candidates to fill 128 seats in the country’s Senate and 500 seats in the Chamber of Deputies, the country’s higher and lower legislative bodies, respectively.

Outgoing President Enrique Peña Nieto, elected in 2012, sports a historically low approval rating, slipping as low as 17 percent last year, according to Pew Research Center polling. The Mexican constitution restricts candidates to one six-year term, with no chance of re-election. And Pena Nieto’s six years were marked by social and economic turmoil.

In 2012, Peña Nieto came to power in a country dealing with violence, much of it linked to the country’s notorious drug cartels, and a sluggish economy. Peña Nieto’s critics have said he has done little to address those ills, with some insisting he has made them worse.

In 2017, there were more than 25,000 homicides in Mexico, the highest number since the country began recording data on homicides in 1997. According to CNN, officials attribute the increase to a surge in drug-related crimes since 2014, when 15,520 people were slain.

At least 130 politicians, including 48 candidates, have been brutally murdered since the start of the election season last September, according to Etellekt, a Mexican political consulting agency. Earlier this month, three women political candidates were shot dead in just 24 hours.


Andres Manuel Lopez Obrador “AMLO”. Photo: Google)

Mexico’s July 1 presidential election is likely to lead to a historic result as the center-left candidate Andrés Manuel Lopez Obrador leads the race by at least 25 percentage points over his closest rival.

López Obrador, 64, a former Mexico City mayor, has been campaigning on a vow to bring down what he calls the “mafia of power” and to battle Mexico’s entrenched inequality. The promises go hand in hand: His government will recover billions lost to corruption and waste, he vows, and steer that money back into social programs.


Ricardo Anaya. (PHOTO: Efecto Espejo)

Ricardo Anaya of the PAN (Partido Acción Nacional), in coalition with the leftist PRD (Partido de la Revolución Democrática) and the smaller Movimiento Ciudadano (Citizen Movement), heads the coalition called Por México al Frente (For Mexico to the Front), trails López Obrador, and yet many voters are skeptical of him because of his alleged corruption scandals, others think he is the only option to stop Obrador.

Anaya has been accused of money laundering and benefitting from a fraudulent real estate deal involving a network of shell companies. Anaya denies these claims.

Anaya says there’s been a pact, that Lopez Obrador is going to allow the corruption from the past to stand, and he would not do that. But there’s really no evidence whatsoever of a pact. And he has not presented any other evidence of such a pact. So there really doesn’t seem to be any substance to these accusations.


PHOTO: Diairo de Yucatan

So now Mexicans, tired of the government’s wrongdoings will most likely elect AMLO. This basically means that, if López Obrador secures a win on Sunday, voters will expect a lot out of him and likely hold him accountable for his promises.

But it will take substantial time and work to mend Mexico’s deeply corrupt system. And it will be a huge challenge for López Obrador if he wins.

The results of Mexico’s election on Sunday July 1 could mean massive changes for the country. And the presidential winner will likely be under immense pressure to fix Mexico’s corrupt system and widespread violence.

TBP Newsroom[:es]Las elecciones presidenciales de México, el domingo 1 de julio, son indudablemente una acontecimiento histórico. Con una nación plagada de corrupción y violencia, los votantes parecen dirigirse a las urnas con un gran cambio en mente.

Las encuestas muestran consistentemente al izquierdista Andrés Manuel López Obrador, mejor conocido como AMLO, con una ventaja de dos dígitos. Los votantes también seleccionarán candidatos para ocupar 128 escaños en el Senado del país y 500 escaños en la Cámara de Diputados, los cuerpos legislativos superiores e inferiores del país, respectivamente.

El presidente saliente, Enrique Peña Nieto, elegido en 2012, tiene una calificación de aprobación históricamente baja, con un descenso del 17 por ciento el año pasado, según las encuestas del Centro de Investigación Pew. La constitución mexicana restringe a los candidatos a un mandato de seis años, sin posibilidad de reelección. Y los seis años de Peña Nieto estuvieron marcados por el descontento social y una crisis económica.

En 2012, Peña Nieto llegó al poder en un país que lidia con la violencia, gran parte de la cual está vinculada a los cárteles de la droga y una economía floja. Los críticos de Peña Nieto han dicho que ha hecho poco para abordar esos males, y algunos insisten en que los ha empeorado.

En 2017, hubo más de 25,000 homicidios en México, el número más alto desde que el país comenzó a registrar datos sobre homicidios en 1997. Según la CNN, los funcionarios atribuyen el incremento a un aumento en los delitos relacionados con las drogas desde 2014, cuando 15,520 personas fueron asesinadas .

Al menos 130 políticos, incluidos 48 candidatos, han sido brutalmente asesinados desde el inicio de la temporada electoral en septiembre pasado, según Etellekt, una agencia de consultoría política mexicana. A principios de este mes, tres candidatas a puestos de elección popular fueron asesinadas a tiros en solo 24 horas.


Ilustración de Andrés Manuel López Obrador “AMLO” (Facebook)

Las elecciones presidenciales de México del 1 de julio probablemente llevarán a un resultado histórico ya que el candidato de centroizquierda Andrés Manuel López Obrador lidera la carrera por al menos 25 puntos porcentuales sobre su rival más cercano.

López Obrador, de 64 años, un ex alcalde de la Ciudad de México, ha estado haciendo campaña con el voto de derribar lo que él llama la “mafia del poder” y luchar contra la desigualdad arraigada de México. Las promesas van de la mano: su gobierno recuperará miles de millones perdidos por la corrupción y el despilfarro, promete y volverá a destinar ese dinero a los programas sociales.



Ricardo Anaya del PAN (Partido Acción Nacional), en coalición con el izquierdista PRD (Partido de la Revolución Democrática) y el Movimiento Ciudadano (Movimiento Ciudadano), encabeza la coalición llamada Por México al Frente, sigue a López Obrador, y sin embargo muchos votantes son escépticos de él debido a sus presuntos escándalos de corrupción, otros piensan que él es la única opción para detener a Obrador.

Anaya ha sido acusado de lavado de dinero y de beneficiarse de un negocio inmobiliario fraudulento que involucra a una red de compañías ficticias. Anaya niega estas afirmaciones.

Anaya dice que ha habido un pacto entre AMLO y el PRI, que López Obrador va a permitir que la corrupción del pasado sea tolerada, y que él procedería legalmente en contra de los corruptos. Pero realmente no hay evidencia alguna de un pacto. Y él no ha presentado ninguna otra evidencia de tal cosa. Entonces, realmente no parece haber fundamenteo ni sustancia real en estas acusaciones.


Es casi un hecho que, los mexicanos, cansados ​​de las malas acciones del gobierno, muy probablemente elijan a AMLO. Esto básicamente significa que, si López Obrador obtiene una victoria el domingo, los votantes esperarán mucho de él y probablemente lo responsabilizarán por sus promesas.

Pero tomará mucho tiempo y trabajo reparar el sistema profundamente corrupto de México. Y será un gran desafío para López Obrador si gana.

Los resultados de las elecciones de México del domingo 1 de julio podrían significar cambios masivos para el país. Y el ganador de la presidencia probablemente estará bajo una inmensa presión para arreglar el sistema corrupto de México y la violencia generalizada.

TBP Sala de prensa[:]

Leave a Reply