[:en]Archaeologists find Mexico temple to “Xipe Totec” god of skinning sacrifices[:es]Hallan en México el primer templo al dios del desollamiento, Xipe Tótec [:]

[:en]

Mexico City (AFP) – Archaeologists in Mexico have found the first temple to the pre-Hispanic deity Xipe Totec, a god of fertility and war who was worshipped by sacrificing and skinning captives.

Evidence indicates that priests ritually sacrificed their victims on one of the temple’s two circular altars, then flayed them on the other and draped themselves in their skin, Mexico’s National Institute of Anthropology and History said in a statement.

Historians have long known that Xipe Totec (“the flayed god”) was worshipped by numerous peoples across what is now central and western Mexico and the Gulf coast.

But the discovery — made among the ruins of the Ndachjian-Tehuacan archeological site in the central state of Puebla — is the first time a temple dedicated to the god has been found, the institute said.

The artefacts uncovered at the site include three stone sculptures of Xipe Totec: two skinned heads and a torso, whose back is covered in engravings representing the sacrificial skins worn by the god.

“Sculpturally speaking it’s a very beautiful piece. It measures approximately 80 centimeters (30 inches) tall and has a hole in the belly, which according to historical sources is where a green stone was placed to ‘bring it to life’ for ceremonies,” said Noemi Castillo Tejero, the lead archaeologist on the project.

The skulls measure about 70 centimeters tall and weigh some 200 kilograms (440 pounds).

The temple would have been used from around the year 1000 until about 1260, the institute said. The Spanish takeover of Mexico began in 1519 with the arrival of the conquistador Hernan Cortes.

The institute said Xipe Totec was one of the most important gods in pre-Hispanic Mexico, and was worshipped in a ceremony called Tlacaxipehualiztli, which in the indigenous Nahuatl language means “to wear the skin of the flayed one.”

Sacrificial victims were killed either through gladiatorial combat matches or by being shot with arrows, then flayed to glorify Xipe Totec, it said.

Their skins were then buried at the foot of the altars.

Two holes filled in with earth were found in front of the altars at the Ndachjian-Tehuacan site, it said.

Source: TYT

[:es]Un grupo de arqueólogos acaba de realizar el descubrimiento de un templo divino en México, se trata del primer templo dedicado al dios Xipe Tótec, más conocido como nuestro señor el desollado. Xipe Tótec es uno de los dioses más importantes de la época prehispánica en México y simboliza la fertilidad o la regeneración de los ciclos agrícolas. El descubrimiento del templo de este dios permitirá a los investigadores que se conocer mejor la importancia de la ciudad mexicana Tehuacán.

El templo está situado en el Conjunto Central de Ndachjian, un centro de culto y cabecera política del posclásico mesoamericano de étnica popoloca y que significa agua dentro de la olla—, situado en lo que hoy en día es el estado de Puebla.  El templo divino tiene forma de pirámide, posee 12 metros de largo y mide 3,5 de alto. “Destacan dos altares de sacrificio, tres esculturas en piedra y diversos elementos arquitectónicos en un basamento piramidal”, describió la directora del Proyecto Sur del Estado de Puebla Área Central Popoloca, Noemí Castillo Tejero. Según los arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el centro de culto de Ndachjian, que corresponde a la etnica nguiwa o popoloca, fue utilizado entre los años 1.000 y 1260 d.C. para realizar sacrificios en honor a Xipe Tótec, una costumbre de los pueblos originarios de México. Una de las fiestas más importantes era el Tlacaxipehualiztli —ponerse la piel del desollado— que se efectuaba en dos altares circulares. En el primer altar, se sacrificaba a los hombres cautivos en combates gladiatorios; en el segundo, los desolloban en honor a Xipe Tótec.

En este proceso, los sacerdotes se ataviaban con la piel del individuo, la cual depositaban ulteriormente en pequeños hoyos hechos en las explanadas, frente a los altares. Los investigadores trabajan en la antigua estructura que contiene dos agujeros en el suelo frente a los altares y dos cráneos de aproximadamente 70 centímetros de alto y unos 200 kilos de peso. Noemí Castillo ha comentado que el descubrimiento llegó después de que en anteriores ocasiones localizaran restos de esculturas de Xipe Tótec, que ahora se exhiben en el Museo de sitio de Tehuacán. “Nunca se había encontrado un templo asociado directamente a su culto”, afirmó la investigadora del INAH, entidad responsable del resguardo de los sitios arqueológicos de México. Con 35 trabajadores de la comunidad de San Diego Chalma, los especialistas liberaron el cráneo y, a poca distancia, ubicaron un cubo estucado y decorado con color rojo, y el arranque de la escalinata que daba acceso al basamento piramidal de un templo. Se encontró, además, un cubo adicional con pigmento rojo, el segundo de los cráneos de piedra y el torso esculpido de Xipe Tótec; este último matado, es decir, fragmentado ritualmente.

“No se descarta que en lo sucesivo pueda hallarse la cabeza, brazo derecho y pies (como ha sucedido con otras representaciones de esta deidad descubiertas en el área)”, dijo Noemí Castillo. La asociación del torso fue identificada por el arqueólogo Luis Alberto Guerrero, quien reconoció en la espalda de la figura una serie de acabados que simulan los amarres de la piel con la que Xipe Tótec se ataviaba, y un faldellín de plumas, rasgo poco frecuente en las representaciones de este dios prehispánico. “Escultóricamente es una pieza muy bella (? ) se usaba, de acuerdo con las fuentes, para colocarles una piedra verde y dotarlas de vida para las ceremonias”

Fuente: https://www.20minutos.es/[:]

Leave a Reply