Crisis migratoria en Mexicali por acuerdo Ebrard-Trump: ¿Albergue o centro de detención?

ALFREDO AZCARATE VARELA
THE BAJA POST/EDITOR

Una persona llega a Estados Unidos y pide asilo político o emigrar legalmente, no es mexicana (o) pero el Gobierno del tío Sam le dice que debe esperar a ver si se autoriza o no su trámite, pero debe esperar en México . . . ¿porqué? . . . No es mexicano, pero Donald Trump quiso que esta gente que viene de Honduras espere la respuesta a su solicitud en territorio mexicano.

La mayoría de quienes están en esta situación son hondureños, que no quieren quedarse en México sino ingresar a EU, por lo tanto, TECNICAMENTE o POR DEFINICION no son migrantes per se, son personas que esperan en suelo mexicano, la respuesta a su solicitud de ingreso a Estados Unidos.

Así lo impuso Donald Trump al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, el gobierno de Andrés acepta la imposición y en las ciudades fronterizas, de acuerdo al delegado federal Alejandro Ruiz Uribe, se habla de implementar albergues para 4 mil personas operados por el Gobierno, eufemismo para campo de detención.

Hay mexicalenses que se rehúsan a tener esos centros cerca de sus casas, provocando polémica que inició Ruiz Uribe al llamar racistas a los habitantes del valle de Mexicali que rechazaron uno de estos centros en un ejido.

“No olvidemos que Mexicali es una ciudad que se formó por migrantes”, claro que no se olvida, pero este tema tiene que ver con que esa gente NO QUIERE QUEDARSE EN MEXICALI, somos la sala de espera para migrantes que buscan el sueño americano pero que si son rechazados podrían convertirse en la pesadilla mexicana, no tienen intención de quedarse en México.

Esa es la razón por la que muchas personas no están de acuerdo en recibir a esa gente, pues en tal cantidad eso implica servicios públicos y varias atenciones que requieren de muchos recursos humanos y materiales, sostener de repente así una población de 4 mil personas hacinados en una bodega, es una olla de presión social y una batalla que no le corresponde pelear al Gobierno Mexicano, mucho menos a la sociedad bajacaliforniana.

a

Leave a Reply