Quintana Roo gastará 200 millones de pesos en su lucha contra el sargazo

Quintana Roo está a punto de invertir alrededor de $ 200 millones de pesos con sus propios fondos. Las obras ubican hoy la primera barrera en Cancún, que buscará desviar las algas en el mar y redirigirlas con la ayuda del viento y las corrientes marinas naturales.

El objetivo es evitar que se acumule en grandes cantidades en las playas, que luego se descompondrán y generarán mayores problemas ambientales y económicos en el Caribe mexicano. Las algas en la línea costera se eliminarán manualmente y se depositarán en otros sitios.

El gobierno de Quintana Roo contrató al Grupo Goimar-Goimsa, para alquilar siete estructuras que desviarán las algas marinas y otras que permitirán recolectarlas a través de redes o bombas de succión, explicó el secretario de Ecología y Medio Ambiente de Quintana Roo, Alfredo Arellano Guillermo.

La primera valla, que funcionará como un experimento, se colocará en el área de Punta Nizuc, en Cancún. El resto se colocará en Tulum, Playa del Carmen, Mahahual y Puerto Morelos.

El proyecto para contener algas se anunció ayer durante una reunión privada celebrada entre los funcionarios del gobierno local y los hoteleros de estos centros turísticos, y más tarde, en una segunda reunión pública, con sectores sociales, académicos y organizaciones cívicas.

“Esto no resolverá el problema porque depende de las corrientes y el viento, pero puede reducir la cantidad de algas marinas que llegan a las playas. Son barreras de plástico, hechas de lona, ​​con boyas para flotar, tienen 50 centímetros de ancho, lo que permite retener las algas marinas “.

“Este tipo de red no daña la fauna, pueden nadar debajo sin ningún problema”, explicó el Secretario de Ecología y Medio Ambiente.

Admitió que el apoyo federal “no era lo que esperábamos” y que a nivel local EL tema ha sido “olvidado”, y no fue hasta que las cantidades de algas marinas fueron obvias y se convirtió en un problema que el coordinador de consejeros del gobierno, Felipe Ornelas, pidió que se le explicaran las “medidas a gran escala” y las “definiciones detalladas” que se tomarán, ya que el tema es una emergencia.

Además de la desviación de algas, el funcionario dijo que las tareas de recolección continuarán, evitarán enterrar las algas marinas en las playas, bajo la arena, ya que esto tendrá un impacto ambiental significativo en el ecosistema, modificando el color de la playa, su composición y calidad.

Dijo que al principio el volumen de algas marinas podía ser enterrado en las playas, pero esta práctica ya no es “recomendada”.

Como otros 19 países están experimentando la llegada atípica y excesiva de este tipo de algas marinas, el gobierno del estado planea organizar un simposio que reúna a diferentes expertos y gobiernos para compartir sus experiencias de gestión y mecanismos de ayuda financiera compartidos.

TBP Sala de Prensa con información de El Universal

Deja un comentario