La violencia relacionada con el cártel en Tijuana continúa con a la alza, con al menos 814 personas asesinadas en 2019. Y con 16 personas asesinadas en un período de 36 horas el fin de semana pasado.

La violencia incluyó el espeluznante descubrimiento de la cabeza de un hombre no identificado dentro de una bolsa de basura tirada en la colonia Niño Artillero el sábado. En otro hallazgo, se informó de una víctima masculina desconocida que se cree que murió por estrangulación en la colonia Murúa Campestre. El cadáver fue dejado en un lote baldío con signos visibles de tortura en rostro y cuerpo.

Otra víctima fue ubicada en el barrio Hacienda Las Delicias III. El hombre desconocido fue encontrado en etapa avanzada de descomposición, envuelto en una alfombra en el fondo de una zanja. Se determinó que la víctima recibió un disparo en la cara y el pecho. Poco tiempo después, dos hombres fueron encontrados abandonados en una vía pública en la colonia Buenos Aires Sur. Fueron identificados como Alejandro Esqueda Inocencio, de 32 años, y Jorge Alberto Inocencio Aguilera, de 39. Los investigadores determinaron que ambas víctimas murieron por múltiples disparos.

Según los medios locales, se informó sobre otras cinco víctimas de homicidios masculinos en varios lugares de Tijuana.

El domingo por la mañana, un homicidio fue reportado por las autoridades en la sección de Pontevedra. La víctima fue un hombre que murió de múltiples heridas de bala. Aproximadamente a las 11 am del domingo, otro hombre no identificado fue asesinado en la colonia Jardín Dorado después de sufrir múltiples heridas de bala. La víctima fue tratada por la Cruz Roja, pero murió en la escena.

Durante las últimas horas del domingo, al menos dos víctimas de asesinato más fueron denunciadas en lugares separados. Ambos murieron por disparos de arma de fuego. La policía también respondió a la colonia Zona Urbana Ejido Chilpancingo, donde se descubrieron varios restos humanos desmembrados a un lado de la carretera con un mensaje en narco-manta. Los restos consistían en una cabeza humana, un torso y varias extremidades.

La violencia sin precedentes en Tijuana se atribuye a las guerras territoriales que involucran a Cártel Tijuana Nueva Generación (CTNG), alineada con el Cártel Jalisco Nueva Generación, contra el Cartel de Sinaloa. Los criminales inferiores que se dedican a la venta de drogas a nivel de calle en nombre de los principales cárteles son la mayoría de las víctimas de asesinato, además de los adictos locales que distribuyen el producto para suplir sus propios vicios.

Fuente Breitbart

Deja un comentario