[:en]Emerson Lake & Palmer’s Greg Lake lost his battle against cancer at age 69[:es]Greg Lake de Emerson Lake & Palmer pierde batalla contra el cáncer a los 69 años[:]

[:en]I Believe In Father Christmas singer Greg Lake has lost his battle with cancer and died aged 69.

The King Crimson and Emerson, Lake and Palmer frontman, whose festive track hit No 2 in 1975, passed away on Wednesday his manager Stewart Young confirmed on Facebook.

A statement said: “Yesterday, December 7th, I lost my best friend to a long and stubborn battle with cancer. Greg Lake will stay in my heart forever, as he always has been.”

In an interview shortly before his passing, due to be published before Christmas , Greg, of Bournemouth, spoke about his feelings on the commercialisation of the holiday period.

He said: “When Pete Sinfield and I wrote I Believe In Father Christmas it was about how Christmas had deteriorated and was in danger of becoming yet another victim of crass corporate financial exploitation.

He continued: “We never had any commercial or financial intentions, but of course now everyone wants to know how it feels to receive all the lovely royalties, which are apparently delivered by wheelbarrow by Santa himself, after a long day climbing down everybody’s chimneys.”

The respected musician was regarded as one of the founders of the prog rock scene.

Greg Lake in 1977
Greg Lake in 1977

Only nine months ago his bandmate Keith Emerson committed suicide.

Surviving bandmate drummer Carl Palmer, 66, lead the tributes saying: “It is with sadness that I must now say goodbye to my friend and fellow bandmate Greg Lake.

 

Source: http://www.mirror.co.uk/[:es]Su voz cálida puso un contrapunto emotivo a un material que con frecuencia iba más allá de lo humano y lo divino, el rock progresivo. Greg Lake fue pionero de ese género que a caballo de los años 60 y 70 desafió los límites del formato de canción pop, a través, primero, de la versión original de King Crimson, y poco después de la plataforma que le encumbró, el supergrupo Emerson, Lake & Palmer. El cantante, bajista y guitarrista falleció este miércoles, a los 69 años, según informó su mánager, Stewart Young, a través de Facebook.

La noticia llega solo nueve meses después de la desaparición de su viejo compañero Keith Emerson, dentro este año aciago para las leyendas del rock, que el pasado junio registró otra notoria baja del ala sinfónica, la de Chris Squire (Yes). Por lo que respecta a Lake, hablamos de uno de los primeros teóricos del prog-rock, la escuela que, dejando atrás la psicodelia, estableció lazos entre la cultura pop y las composiciones largas y ambiciosas que, sobre todo en la andadura de Emerson, Lake & Palmer, dialogaron intensamente con el imaginario clásico.

LA VOZ ‘ESQUIZOIDE’

Lake, nacido en la localidad de Poole, al sur del Reino Unido, el 10 de noviembre de 1947, fue titular de la alineación original de King Crimson, que dejó los álbumes más sinfonizantes de su trayectoria,‘In the court of Crimson King’ (1969) y ‘In the wake of poseidon’ (1970). Entre sus aportaciones para la historia, su voz distorsionada en ‘21st century schizoid man’, pieza de actualidad últimamente vía anuncio de perfume, y momentos de lirismo bañados en mellotrón como ‘Epitaph’. Material en cuya composición tomó parte.

En 1970 se alió con el teclista Keith Emerson (procedente de The Nice) y el batería Carl Palmer (Atomic Rooster) en la banda que llevó el ideario progresivo, eso es, la expansión de la canción a través de largos minutajes, experimentaciones e improvisaciones, a un campo más espectacular. Ahí, Lake representó la figura del cantautor y poeta en un grupo, EL&P, famoso por su exhibición de virtuosismo instrumental, por sus composiciones laberínticas y sus largos solos. Su andadura en el trío queda asociada a la melódica pieza ‘Lucky man’, compuesta por él, como las también acústicas ‘From the beginning’, ‘C’est la vie’ y ‘I believe in father Christmas’(estas dos últimas, con texto de Pete Sinfield, colega de los días de King Crimson), así como a sus expresiones de lirismo entre las barrocas inflexiones del álbum ‘Tarkus’ (1971) y a las partes vocales que añadió a las composiciones de Mussorgsky en ‘Pictures at an exhibition’ (1972). En otros momentos, como la intrincada ‘Karn evil 9’, demostraba que podía alzar la voz y participar con entusiasmo en los frenéticos ‘tours de force’ de Emerson y Palmer. El público de Barcelona pudo comprobar todos esos registros en el Palau d’Esports en mayo de 1974.

CON GARY MOORE

Tras sus conciertos orquestales de 1977 y 1978, en torno a los dos volúmenes de ‘Works’, que tuvieron lugar en plena era punk y fueron muy criticados y tachados de pretenciosos (aunque, con los años, trabajar con formatos sinfónicos terminaría siendo un recurso de prestigio en el pop y el rock: de Metallica a Björk), y después de un disco decadente, ‘Love beach’, Emerson, Lake & Palmer se disolvió en 1979. Lake emprendió una etapa en solitario acercándose al hard rock de la mano del guitarrista Gary Moore, cómplice en sus discos‘Greg Lake’ (1981, contenía un incendiario clásico del irlandés, ‘Nuclear attack’) y ‘Manoeuvres’ (1983), y se puso durante un breve período, sin plasmación discográfica, al frente del supergrupo Asia, junto a Palmer, a lo que siguió su incorporación a una nueva, parodiable, versión de EL&P, ahora con Cozy Powell a las baquetas, llamada Emerson, Lake & Powell.

El trío clásico, Emerson, Lake & Palmer, se reformó en los 90 (dos discos, nueva cita en el Palau d’Esports, en 1992, presentando el primero, ‘Black moon’), y de nuevo, y por última vez en el 2010. Las inestables relaciones entre sus miembros dificultaron la continuidad del trío a largo plazo y Lake no se vio capaz de dar sentido a una carrera en solitario. Su última señal fue un disco, ‘Ride the tiger’, a medias con Geoff Downes (Yes, Asia), lanzado en el 2015 y que contenía grabaciones de un proyecto fallido de los 80. En esa época, todo en Greg Lake tenía aspecto de reflejo del pasado.[:]

Leave a Reply