[:en]Canada vs Mexico: Trump seeks to divide and conquer in Nafta negotiations[:es]Trump quiere dividir y vencer en el TLCAN, contraponiendo a México y Canadá[:]

[:en]The rhetoric against a neighbouring country dominated Donald Trump’s presidential campaign: a billion-dollar wall, a crackdown on immigration, and a steep border tax. Yet when Trump fired the opening shot in his trade war, it was aimed not at Mexico – but at Canada.

First came an average 20% tariff on Canadian softwood lumber. Months later the Trump administration piled another tariff of nearly 7% on the sector.

Trump launched a broad attack on several sectors north of the border. “Canada, what they’ve done to our dairy farmworkers is a disgrace,” he told reporters. “We can’t let Canada or anybody else take advantage and do what they did to our workers and to our farmers … included in there is lumber, timber and energy. So we’re going to have to get to the negotiating table with Canada very, very quickly.”

The sharp reversal – a few months earlier Trump had characterised the US-Canada relationship as “outstanding” – came as a surprise to many.

“Step aside, China and Mexico: Canada is now Donald Trump’s whipping-boy du jour on trade,” said the Canadian Press, while Politico offered their thoughts on why president had not gone after Mexico first: “Canada is an easy target and doesn’t have as many weapons to fight back.”

Others said it was long overdue. “Canada was getting a free ride,” said Federico Estévez, a professor at the Autonomous Technological Institute of Mexico. “All of the fire was headed south of the US border – so Canada was getting off easy.”

Click here for full article

Source: https://www.theguardian.com/[:es]La retórica contra el país vecino dominó la campaña presidencial de Donald Trump: un muro de mil millones de dólares, represión contra la inmigración y aranceles en la frontera. Sin embargo, cuando Trump disparó el primer tiro en su guerra comercial, no se dirigió a México, sino a Canadá.

Primero llegó un arancel promedio del 20% sobre la madera blanda canadiense. Meses después, la administración Trump acumuló otro arancel de casi el 7% sobre el mismo sector.

Trump lanzó un amplio ataque contra varios sectores al norte de la frontera. “Lo que Canadá ha hecho a nuestros trabajadores agrícolas de la industria lechera es una vergüenza”, dijo Trump a periodistas. “No podemos permitir que Canadá o cualquier otro país se aproveche y haga lo que hicieron a nuestros trabajadores y agricultores … incluidos los que laboran en la industria de la madera y la energía. Así que tendremos que ir a la mesa de negociaciones con Canadá muy, muy pronto”.

La reversión aguda -unos meses antes Trump había caracterizado la relación entre Estados Unidos y Canadá como “excepcional” – lo que fue una sorpresa para muchos (aunque no para todos).

“Olvídense China ya México: Canadá es ahora el chico malo de la cuadra para Donald Trump en cuestión de comercio”, dijo la prensa canadiense, mientras que Politico ofreció sus pensamientos sobre por qué el presidente no había ido a Canadá después de visitar México primero cuando aún era candidato: “Canadá es un objetivo fácil y no tiene tantas armas para combatir ” dijo Trump.

Otros actores políticos dijeron que esto debió hacerse desde hacía mucho tiempo. “Canadá estaba recibiendo un ticket gratis”, dijo Federico Estévez, profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México. “Todo el fuego estaba dirigido al sur de la frontera con Estados Unidos, así que Canadá pensaba que la tenía fácil”.

Haz click aquí para el artículo entero en The Guardian

Fuente: https://www.theguardian.com/ [:]

Leave a Reply