[:en]New travel alert for US citizens due to organized crime in Mexico[:es]Nueva alerta de viaje de Estados Unidos por crimen organizado en México[:]

[:en]The U.S. State Department expanded its travel advisories Tuesday to warn of dangers in parts of Mexico, like the Caribbean coast, that previously hadn’t been covered by such

alerts.
The new travel advisory doesn’t mention the Caribbean resorts of Cancun or Playa del Carmen by name. But the advisory issued Tuesday says “turf battles between criminal groups have resulted in violent crime in areas frequented by U.S. citizens.”
Warnings have also been extended to the Gulf coast state of Veracruz, and the southern state of Chiapas, that previously didn’t have them.
In Chiapas, the department said “U.S. government personnel must remain in tourist areas and are not allowed to use public transportation.” Chiapas is home to colonial cities like San Cristobal de las Casas and Mayan ruin sites like Palenque. The same language was applied to Veracruz.
The warnings for Baja California Sur state were changed to reflect violence occurring throughout the state, which includes the resorts of Los Cabos. The previous advisory had mostly mentioned the capital, La Paz.
The department also extended a total ban on personal travel by U.S. government personnel to the violence-wracked state of Guerrero.
U.S. personnel had previously been allowed to fly to the resort of Ixtapa and its sister resort of Zihuatanejo. Personal travel by land in the state and to the resort city of Acapulco had already been prohibited.[:es]Estados Unidos renovó su alerta de viaje a México por la violencia del crimen organizado en varios lugares del país, donde sus ciudadanos ya han sido víctimas de homicidios,

Esta alerta del Departamento de Estado, que reemplaza la emitida el 8 de diciembre de 2016, advierte a los ciudadanos estadounidenses “del riesgo de viajar a ciertas partes de México debido a las actividades de las organizaciones criminales en esas áreas”.
“Los tiroteos entre organizaciones criminales rivales o con las autoridades mexicanas han tenido lugar en calles y espacios públicos en plena luz del día”, indica la nota, que también restringe los viajes personales de los funcionarios estadounidenses en México.
El aviso precisa, no obstante, que “el Gobierno mexicano dedica recursos sustanciales a proteger a los visitantes de los grandes destinos turísticos y efectúa un gran esfuerzo en la lucha contra las organizaciones criminales de tráfico de drogas y otras actividades ilegales en todo México”.
Además, señala que “no hay indicios de que las organizaciones criminales tengan como objetivo a los ciudadanos estadounidenses en base a su nacionalidad”.
Y tranquiliza a los viajeros al subrayar que “las áreas de complejos turísticos y los destinos turísticos de México generalmente no tienen el nivel de violencia y crimen relacionado con las drogas de la región fronteriza o zonas que están en grandes rutas de tráfico”.
Una de las novedades de esta alerta es que señala de manera especial al estado de Quintana Roo, incluyendo específicamente los populares destinos turísticos de Cancún, Cozumel, Playa del Carmen, Riviera Maya y Tulum.
Así, advierte de que “de acuerdo a las estadísticas del Gobierno mexicano, este estado ha experimentado un incremento en los índices de homicidios en comparación con 2016”.
“Aunque -prosigue- la mayoría de esos homicidios parecen ser asesinatos dirigidos entre organizaciones criminales, las batallas territoriales entre grupos criminales han resultado en crimen violento en áreas frecuentadas por ciudadanos estadounidenses”.
“Ha habido tiroteos en los que personas inocentes han resultado heridas o muertas”, añade.
Los funcionarios estadounidenses y sus familias tienen prohibido viajar a todas las zonas de la alerta -detalladas por estado y ciudades- para las que se pide a los ciudadanos estadounidenses que “eviten todo viaje no esencial”.
Esas zonas son el estado de Coahuila (salvo Saltillo, Bosques de Monterreal y Parras de la Fuente); numerosas localidades en el Estado de México; las zonas de Jalisco fronterizas con Michoacán y Zacatecas; Michoacán (salvo Morelia y Lázaro Cárdenas); algunas zonas de Morelos; el estado de Sinaloa (salvo Mazatlan, Los Mochis y Topolobampo), y todo el estado de Tamaulipas.
La nota especifica además que los funcionarios estadounidenses tienen prohibido “frecuentar clubs de adultos y establecimientos de juego y apuestas” en los estados de Coahuila,
Durango, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí, Nuevo León, Tamaulipas, Jalisco, Colima, y Nayarit.[:]

Leave a Reply