[:en]Last group of immigrants from caravan cross US-Mexico border[:es]Entra a Estados Unidos el último grupo de la caravana de migrantes[:]

[:en]

Tijuana (Mexico) (AFP) – The last of a group of 228 Central American migrants who had camped out on the US-Mexican border after crossing Mexico in a caravan have entered the United States to request asylum, activists said Friday.

The asylum-seekers were the most visible remnants of the “Migrant Way of the Cross,” a caravan that set out from southern Mexico on March 25 with more than 1,000 people, infuriating US President Donald Trump.

After Trump demanded Mexico stop the migrants and ordered the National Guard to the border, the caravan quietly dispersed.

But a large group including many families with children traveled en masse to Tijuana, across the border from San Diego, and insisted on being allowed to enter the United States to request asylum, in accordance with international law.

After letting them through in a trickle over the course of several days, US border officers granted entry to the last 83 members of that group on Friday, said Alex Mensing, a member of People Without Borders (Pueblo Sin Fronteras), the organization behind the caravan.

“We’re hoping they won’t have their children taken away. (US authorities) have been separating families, which is unjust,” said Mensing.

He said the migrants were fleeing brutal violence at the hands of powerful street gangs that have given countries such as El Salvador, Honduras and Guatemala some of the highest murder rates in the world.

“We’re also hoping they won’t be detained indefinitely… because the US has signed international agreements saying that legal asylum-seekers who do not present a flight or security risk must be given the right to a hearing,” he said.

The Trump administration has warned that any migrants making false immigration claims will be prosecuted.

The caravan is an annual tradition dating back to 2010, aimed at drawing attention to the plight of destitute Central Americans crossing Mexico in search of a better life.

Mexico came under intense pressure from Trump, who also threatened to axe the North American Free Trade Agreement (NAFTA) — which he called Mexico’s “cash cow” — if the caravan was not stopped.

Instead, the Mexican authorities gave the migrants temporary visas to decide if they wanted to seek refuge in Mexico, go home or keep trudging toward the United States.

Source: Yahoo News[:es]El último grupo de los más de doscientos inmigrantes que llegaron esta semana a la frontera para extender una petición de asilo se entregó este viernes (04.05.2018) a las autoridades estadounidenses, informaron los activistas que los acompañan. Los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos recibieron al último grupo de más de ochenta centroamericanos, en su mayoría provenientes de El Salvador, Honduras y Guatemala.

La cifra completaría el total de 228 inmigrantes que en el último mes hicieron el trayecto desde la frontera sur de México hasta el puerto de entrada de San Ysidro, en el sur de California. A su vez, un centenar de personas que viajaron hasta este lugar con la caravana optó por quedarse en algún albergue para migrantes en México, en donde analizarán sus futuras opciones y que incluye el presentarse en el puerto internacional para una petición de refugio.

Para muchos de ellos, volver no es una opción. “Regresar sería como ir una muerte segura”, dijo a Efe David, un hondureño de 28 años que salió hace seis meses de su país y quien ve cerca pero igual lejos la posibilidad de entrar a Estados Unidos. David llegó en el primer grupo que llegó a la frontera el jueves de la semana pasada. “Aquí no tenemos ningún plan, creo que si Donald Trump nos negara el refugio, iremos a una muerte segura en nuestro país”, insistió. En un principio, los 1.500 integrantes del llamado “Viacrucis migrante” tenían como destino Tijuana, frontera mexicana con Estados Unidos, pero se dispersaron de forma paulatina desde su llegada a la ciudades de Puebla y México, en el centro del país.

CBP aún no ha informado sobre el número de solicitudes en las que han encontrado una “amenaza creíble” a la integridad física de los solicitantes, premisa que abre la posibilidad de recibir asilo, desde que empezaron a procesar a los grupos de personas el pasado lunes. Sin embargo, estadísticas del Departamento de Justicia reflejan que el número de solicitudes que se aprueban cada año es mínimo. En el año fiscal 2016, es decir entre octubre de 2015 y septiembre de 2016, las autoridades estadounidenses recibieron 65.218 peticiones, de las cuales, se concedieron 8.726 de ellas.

Hoy mismo se ha difundido que el número de inmigrantes detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México subió un 223% en abril  con respecto al mismo mes del año anterior. “Las cifras recientemente publicadas de migración en abril de 2018 subrayan la continua crisis de seguridad a lo largo de nuestra frontera sudoeste”, consideró en un comunicado Tyler Houlton, portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, encargado de supervisar las aprehensiones. Según los datos publicados hoy por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), en abril de este año los agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a 50.924 inmigrantes, frente a los 15.766 arrestos de abril del 2017, año en que hubo especialmente pocas detenciones ese mes.

Fuente: http://www.dw.com[:]

Leave a Reply