Si no hubiera sido Bonilla . . . ¿Qué hubiera pasado? . . . reflexión de una cachanilla desde Holanda

DIANETH PEREZ ARREOLA
THE BAJA POST/EDITORIALISTA

Si el candidato a gobernador por el PRI o por el PAN tuviera vínculos tan cuestionables con Xico Leyva, se le acusara de corrupción y de acabar con el beisbol en Tijuana, de haber ocultado en su declaración una mansión en San Diego que solo sacó a la luz cuando lo balconeó Proceso, de comprar medios para tener periodistas a modo, de no ir a los debates, de enojarse cuando las preguntas no le gustan, de ser arrogante y de haber atropellado a un peatón sin ofrecerle auxilio, ya se lo estuvieran comiendo vivo.

El único mérito de Bonilla es haber tenido la visión y el dinero para apoyar a AMLO en el momento preciso pero eso no lo hace un buen candidato. Su postulación es su recompensa. Una mala persona nunca podrá ser buen gobernante. Bonilla no es AMLO y Morena no es una religión que absuelva mágicamente todos los pecados. Se que votar por el PAN después de Kiko Vega es como votar por el PRI después de Peña Nieto; la gente está cansada de tanta ineptitud. Votar por Morena es como votar por el PRI con tanto priísta refugiado ahí.

Te enojaste con los escándalos de Panchito, de la Bentley, de Sonia Carrillo y ahora votar por Bonilla es regresar a esta gente a la arena política.
Volteen a ver a otros candidatos, razonen su voto. Puede salir más caro el remedio que la enfermedad. El PRI ya ni cuenta, pero esto no se limita solo a tener que elegir entre Morena y el PAN.

Leave a Reply