Alumno del campus Mexicali de CETYS Universidad representa a México ante Naciones Unidas

Pasión por la diplomacia, la política y las relaciones internacionales, tiene la oportunidad de demostrar su desarrollo como futuro psicólogo en temas de interés global, es el sueño hecho realidad de Oscar Tapia Escobosa, estudiante de cuarto semestre de Psicología Clínica en CETYS Campus Mexicali, quien viajó a Nueva York, donde formó parte del “United Nations Intensive Summer Program”, donde representó al país como el único mexicano en formar parte de estas cátedras.

“Como requisito para estar dentro de este programa, me pidieron mis calificaciones y un ensayo, donde vinculara la profesión que actualmente estoy estudiando, la psicología, con estos grandes temas de interés global: la migración, desarmamiento nuclear, reformas y derechos humanos. Yo planteé que hay que analizar sentimientos y comportamientos, entender el enojo y el disgusto, que deben de ser eliminados y remplazados por simpatía y empatía, para que funcionarios en organizaciones mundiales tengan una inteligencia emocional mayor, que llevará a diálogos más constructivos para el beneficio mundial.”

Oscar Tapia Escobosa en la Sala de Sesiones de la ONU en Nueva York

Este programa, permite a los jóvenes que lo integran conocer la dinámica que se tiene en las Naciones Unidas, su trabajo interno, así como convivir con distinguidos personajes que trabajan en la diplomacia multilateral. Asimismo, tienen la oportunidad de ver la dinámica de una Sesión de Consejo de Seguridad de las UN y acercamientos a otros encuentros internos de esta organización.

“Tuve la oportunidad de conversar con gente bastante destacada, e inclusive ya estando en Nueva York fui a conocer la Embajada de México en esta ciudad, lo que te da la oportunidad de fortalecer tu sentimiento de liderazgo a escala mundial. Ahí entregué mi currículum, e incluso existe la posibilidad de realizar un internado de verano en un futuro cercano, ahí mismo”.

Oscar vivió esta experiencia internacional con 50 jóvenes de diversos países, como China, Bélgica, India, Rusia, Estados Unidos, por mencionar algunos. “Éramos un grupo muy diverso, y yo era el único mexicano en este programa. Todos estábamos juntos siempre, eran personas muy abiertas, inclusivas y empáticas, y la cercanía nos permitió conocer las situaciones políticas y sociales de cada uno de sus países, lo cual nos formó mucho”.

Finalmente, Oscar reconoce que esta gran experiencia le permitirá enriquecerse a futuro para formarse en un área que le apasiona además de la psicología, como lo es la diplomacia, entendiendo interacciones y comportamientos de representantes diplomáticos de otros países, y cómo esto puede llevar a una mejor resolución de conflictos internacionales.

Deja un comentario